17 abr. 2012

Blog Heavenly Diamonds


Heavenly Diamonds es un blog en el que podrás leer un fanfic roleado basado en algunos personajes de J. R. Ward, especialmente en Jared y Lassiter.

La autora es nuestra fantástica Neï, que ya conocéis por el fanfic de Tohr y Layla que podéis leer aquí. Colabora con ella Lass BD.

Blog altamente recomendable, ¡no dudéis en visitarlo!

Visítalo pulsando aquí.

Cita nº6.


"—Yo me siento honrado de que me aceptes".

Rehv a Ehlena en Amante Vengado, capítulo 42, p. 442

Retratos Psicológicos | FASE II. Phury y Zsadist


Atención cocina:

a) Me disculpen los ortodoxos, pero hay muchos puntos en los que mi razón se niega a compartir los enfoques de Mrs Ward. Es lo que hay.

b) En el caso de estos hermanos, es imprescindible un diagnóstico psiquiátrico antes que el análisis psicológico, ambos se las traen:

-Zsadist: shock de stress post-traumático prolongado y agudo, derivado en sociopatía grave. Incurable, pero mejorable.

-Phury: (bufs) síndrome del superviviente. Es decir, permanente complejo de culpa. Primero, por haberse librado del destino de su hermano y por los sufrimientos de éste; después, por la degradación de su casa y de sus padres, y por la muerte de éstos; y, finalmente, por todo lo que no logra que sea perfecto, en sí mismo y en su entorno. Esto deviene en un transtorno obsesivo-compulsivo por un auto perfeccionismo con dos consecuencias principales: la represión de su propio “yo” en beneficio del bien de los demás, y la creciente frustración y ansiedad por unos objetivos imposibles de lograr y unos deseos y naturaleza propia ahogada por esa auto-represión. Sí: muy entregado, muy sacrificado, muy honorable,…pero a costa de su salud, no sólo mental, ya que la única vía de escape que encuentra son las drogas. Y para la superación de su creciente drogodependencia es imprescindible la superación de esa telaraña mental que la ha provocado.

(Si alguien conoce a un psicoanalista realmente bueno, por favor: envíeles su tarjeta. Que el amor puede ser maravilloso, pero no milagroso, Mrs Ward).

Elena.

1) Rasgo 1: Tormento y represión.

ZSADIST: Estos dos rasgos son inseparables, porque uno es parte y consecuencia del otro. Ambos hermanos sufren un casi insoportable tormento interior por un pasado traumático que llega a definir su personalidad. Y ambos lo traducen en esa drástica auto-represión que, en realidad, no hace sino aumentar su sufrimiento. Pero cada uno lo hace de manera opuesta al otro.

Zsadist se ve a si mismo como un deshecho humano ("vampírico" suena fatal), un ser tan destrozado que ha perdido todo rasgo de humanidad y sólo sirve para una cosa: matar. Y no sólo restrictores, sino también todas esas prostitutas en las que desahoga su enfermiza necesidad de sangre y sexo. No tiene sentimientos. No tiene esperanzas ni metas. No tiene límites ni deseos: se limita a hacer su trabajo, matar, con una ferocidad implacable, y sobrevivir con la mente en blanco... salvo por sus recuerdos. El cráneo de su torturadora, el dolor físico que obliga a su hermano a infligirle, su cas ausencia de alimentación, dormir en el suelo... Recrea una y otra vez el sufrimiento del pasado para justificar su no-ser actual. Apenas interacciona con nada ni con nadie. Porque él no es nada y no es digno de nadie. Por eso, cuando, sorpresivamente, surge en su vida una puerta abierta hacia la vida, su lucha no será traspasarla, sino cerrarla. Por primera vez en siglos siente, pero sabe (cree), que no es digno de ello. Desea, se apasiona, se emociona, pero aprieta los dientes, rechaza toda esperanza y renuncia a la vida, a la felicidad: sólo sabe causar dolor y no quiere hacerle eso a quien le ofrece su corazón: no se lo merece.

Falso, se lo ha ganado a pulso, pero es incapaz de verlo y se niega a si mismo sus propios sentimientos: cierra la puerta. Creo que Bella hubiera acabado volviendo a él, con o sin embarazo, porque ella sí ha visto la ternura, el calor, el anhelo de amar y ser amado, que él entierra en su interior. Y tiene razón, pues, a pesar de su renuncia y casi inconscientemente, su solo paso por la vida de Z ya le ha cambiado y avanza, poco a poco, hacia esa puerta. Ama a Bella, aunque se niegue a tenerla, incluso frente a ella. Pero el detonante que (¡por fin!) derrumba todas las barreras de las que se ha rodeado es saber que va a tener un hijo. El. Un hijo. De la mujer que ama y que, para su sorpresa, también le ama realmente a él. Es un hombre. Ama y es amado. Y hay un futuro maravilloso esperándole. ¿Está curado? No: el dolor ha sido tan devastador que le hará caminar siempre por arenas movedizas. Pero ha cruzado la puerta: ahora es quien siempre debió ser. Y no con una, sino con dos vidas con las compartir su corazón: él, nadie, ha creado una hija, milagro cotidiano que le devuelve la vida.

PHURY: Su rasgo más votado ha sido “entrega”, y sí, coincido. Pero esa entrega de Phury, siempre al servicio de los demás, no es algo totalmente innato, sino un síntoma de sus padecimientos emocionales, de su tortura y represión. Él ha fallado a sus padres, a su linaje, a su hermano: por tanto, no puede permitirse ningún fracaso más: tiene que ser un héroe. Pero lo que realmente consigue ser es un mártir sin causa, que ha hecho del sacrificio extremo su (errónea) terapia. Si fuese católico, seguro que llevaría un cilicio en la cintura. Siempre accede, siempre cede, sobre todo ante su hermano: las sesiones de castigo a éste son más dolorosas para él que para Zsadist; su enamoramiento de Bella (que yo considero real, si bien a un nivel más humano que vampírico) es automáticamente apartado cuando ve que su hermano siente lo mismo; podría ser el gran estratega en la lucha contra los restrictotes (véase el episodio del ataque a la clínica), pero se coloca siempre en un segundo plano y acepta sin dudar la tarea que se le ordene; su maestría como dibujante, materia de orgullo para cualquier otro, apenas parece ser conocido, y menos apreciado, por sus Hermanos, y lo utiliza para torturarse uniendo la imagen de Bella con la del jardín asfixiado bajo la hiedra de su hogar de la infancia. Una y otra y otra vez se niega a sí mismo para doblegarse a lo que los demás quieran de él. Y el paso de hacerse Gran Padre, para no romper la unión entre V y Butch... eeh, perdón: Jane, es su gran sacrificio final, a partir del cual sólo puede esperar una caída en picado: torturar restrictores, aumentar su consumo de Humo Rojo (ya que su subconsciente sabe que está fracasando por su obsesión de no fracasar), la expulsión de la Hermandad, negarse su unión con Cormia, asumir como violación lo que en realidad no fue tal, consumir por fin heroína, casi muriendo en el intento (lo que probablemente buscaba. Todo salpicado de escenas de degradación, dolor, tortura mental... Y aquí me siento obligada a disentir de la “versión oficial” en cuatro puntos clave. Lo siento: es lo que hay.

Uno: Phury no padece ningún transtorno alucinatorio, ni las drogas que consume tienen ese efecto, luego sus visiones del “Hechicero” son un recurso literario muy poco creíble para plasmar la negatividad de los pensamientos inconscientes de Phury.

Dos: no hay Hermandad digna de tal nombre que deje tirado a uno de sus miembros en el peor momento de su vida, con tantas papeletas para acabar muerto,y menos sabiendo que no pueden permitirse el lujo de perder ni a la señora de la limpieza.

Tres: Cormia no tiene ni los conocimientos sobre la psique y el pasado de Phury ni sobre qué es y cómo afrontar un síndrome de abstinencia (y pareciera que Mrs Ward tampoco), con lo que esa “valiente ayuda” suya que le hace superar el “mono” es un toque de romanticismo irreal.

Y cuarto: todo lo que sucede tras el despertar de Phury de su casi muerte por heroína es, simplemente, increíble, ni recurriendo al subterfugio de su condición vampírica: física y mentalmente está (tiene que estar) destrozado, y esa milagrosa recuperación tras el no menos milagroso “sueño de la hiedra”... bueno: patético. La superación de ese síndrome puede ser un primer paso, pero, desde luego, ni un baño en las aguas del Otro Lado podrían dejarle en las condiciones de fuerza y lucidez con las que se desenvuelve a partir de ahí. Ojalá fuera tan simple...

2) Rasgo 2:

ZSADIST: Salvaje, indómito, independiente. O, en lenguaje llano, Z va a su bola. Y punto. Sí: tiene una misión, le envían a un punto, mata a quien tiene que matar (y cómo: su lado más salvaje surge en un sadismo en la lucha que hasta sus Hermanos temen). Pero hasta ahí. Pertenece a la Hermandad en cuanto a su función de eliminar restrictores. Fuera de esto, su vida es prácticamente ajena a los demás, e incluso en las misiones suele acabar actuando por libre, le digan lo que le digan. Es individualista, independiente e indiferente por completo a opiniones y consejos de los demás. No digo ya órdenes: del rey, y gracias. Es como un cyborg guerrero que, finalizado el combate, se bloquea sin objetivo. Da algunas clases a los pretrans, se entrena, cuida sus armas, y, cuando le da por "hacer" algo más, desangra prostitutas hasta la muerte. Esta pulsión asesina la verdad es que no me encaja del todo en él: puede ser un sociópata, pero no un asesino de inocentes. En fin.

Si en la lucha es incontrolable, en su vida cotidiana (¿su no-vida?) es in-to-ca-ble. Ya se han descrito sus costumbres espartanas de sacrificio extremo, negación a alimentarse y a disfrutar de cualquier comodidad elemental. No es muy sano, precisamente, pero a él parece mantenerlo a flote. Incluyendo sus sesiones de masoquismo, indiferente del daño que le causa a Phury. Porque será leal a la Hermandad y ayudará a sus Hermanos en el combate pero, fuera de éste, no le importan una mierda los demás, todos los demás. Como buen sociópata, "los demás" no son sus congéneres, sino más bien entes potencialmente molestos divididos en dos grupos: los que tiene que soportar, o sea, los Hermanos, y los que no, o sea, el resto de los seres vivos. Que, por lo que a él respecta, podrían desaparecer ya mismo. No tiene lazos emocionales con nadie (ni siquiera con el hermano que le salvó la vida casi a costa de la suya propia y a quien continúa sacrificando). No necesita a nadie. No admite normas ni restricciones. No tiene una verdadera vida. Hasta que...

PHURY: ver Rasgo 3.

3) Rasgo 3:

ZSADIST: Amante. Hasta que ve a Bella. Puede oirse el crujido de su muralla de salvaje incontrolable resquebrajándose peligrosamente (afortunadamente, en realidad). Ya no es cierto, si lo fue alguna vez, que no necesita nada de nadie, porque alguien, de pronto, le ha dado la vuelta como un calcetín: Zsadist se ha enamorado. Como era de esperar en su caso, el proceso hasta un final feliz es difícil y tortuoso: por más que todos sus instintos, su cuerpoy su corazón le empujen hacia Bella, él sigue creyendo que no se la merece, que ella le quiere porque no le conoce, que si le conociera le horrorizaría, y que él no puede causarle otra cosa que daño. Así quese la cede al pobre Phury, que qué más quisiera él que hacerla suya, pero no puede porque eso destrozaría (más) a su hermano y porque no es a él a quien Bella quiere. Pero, a pesar de esa renuncia, el amor recién descubierto le ha hecho abrir un poco los ojos al mundo que le rodea y a si mismo, y le ha transformado irremediablemente: se alimenta como Dios manda, aprende a leer y escribir, se abre un poco a los demás... Su vida comienza a poder ser llamada así y él comienza a recuperar su condición de "persona". Y es (justísimamente) recompensado: Bella le ama tal cual es, y él es capaz de corresponderle y decírselo. Y, además, va a ser padre. No sólo es una persona, sino una persona feliz: (casi) todos los agujeros de su espíritu son rellenados y surge el Zsadist amante, un ser tierno, cariñoso, entregado en cuerpo y alma a su pareja, un ser que ríe y sonríe de verdad. El alto riesgo del embarazo vampírico le hace correr el riesgo de, por puro miedo, volver a la ira y el descontrol, pero no ha de ser así y su perra vida le hace el mayor regalo: Nalla. Jamás imaginó que él pudiera llegar hasta ahí, por eso su emoción y devoción son aún mayores: "Era la primera vez en toda su vida que se sentía afortunado. Bendecido. Privilegiado. Ese momento, ese perfecto y resplandeciente fragmento del tiempo, ese sublime instante (...), rodeado de su amada Bella y el bebé que estaba esperando y toda la Hermandad... era el día más feliz de su vida". Imposible no sonreír de oreja a oreja por la emoción de ver así, FELIZ, al Hermano con el espíritu más destrozado, ¡por fin!

PHURY: Entrega y caballerosidad. Han sido sus dos rasgos más votados. Lo firmo. Y no sólo yo: "Phury era el caballero de la Hermandad, educado, noble, el que actuaba siempre como un boy scout. Se imponía todo tipo de reglas y el honor en el campo de batalla era una de ellas, aunque sus enemigos no fueran dignos de eso". Cierto que ambas están condicionadas por sus patologías, por la culpa que le lleva a necesitar la perfección aún a costa de si mismo. Pero fin con eso: toca alabarle, que hay muchas razones y se lo ha ganado.

Personalmente, creo que ambos rasgos son indivisibles, pues un auténtico caballero debe tener la total entrega de sí mismo como lema. Y Phury es un auténtico caballero, un relajante, adorable y seductor contraste con la testosterona en bruto desplegada por los Hermanos. Sin embargo, no parece ser consciente de que lo es, de que en ese aspecto ha triunfado con creces y puede sentirse orgulloso. Ahí, en esa inconsciencia, radica una discreta humildad que aumenta aún más su atractivo. Sí: muy objetiva no soy, pero ¿es o no es cierto? Siguiendo ese principio: "era el epítome de todo lo que se consideraba valioso: siempre estaba pendiente de los demás, nunca de sí mismo. En el comedor, era el que preguntaba por todos y cada uno (...). Nunca reclamaba atención para él mismo. Nunca desviaba la conversación hacia algo suyo. Era infinitamente comprensivo.

Si había una tarea difícil, él se ofrecía a hacerla. Si había alguna diligencia que hacer, él quería realizarla (...) también era un guerrero de la raza que luchaba para defenderla y era maestro de los que se estaban entrenando. Y el mejor amigo de todos ellos.

Realmente era el mejor ejemplo del espíritu generoso y desinteresado de las Elegidas, el Gran Padre perfecto".

Por una vez, y si que sirva de precedente, estoy de acuerdo con Cormia. Él mismo trato que le ofrece a ella es otro ejemplo: aún atravesando un infierno y abandonado por sus Hermanos, la lleva a pasear, le enseña cosas, es atento, dulce y paciente, y reprime sus deseos sexuales hacia ella por la (errónea) convicción de que realizarlos sería perjudicial para ella, de que si ella parece desearle es porque no conoce su verdadera personalidad (¿a quién le pasaba lo mismo?). Incluso en los momentos en que él parece a punto de superar sus miedos, como en la escena de la sala de cine, "—¿Me permitirías tocarte un poco?(…) Pero me encantaría tocarte. Sólo un poco", "—Puedo detenerme —dijo él con voz vacilante—. Cuando quieras...", "—¿Puedo besarte aquí? —dijo mientras trazaba círculs alrededor del pezón—. Por favor". Si el puñetero Fritz no hubiera aparecido, la escena de sexo subsiguiente hubiera tenido poco que ver con la que han actuado casi todos los Hermanos en sus primeros encuentros con sus hembras: la ternura hubiera sido más fuerte que el deseo primario, el amor rendido que el desenfrenado y casi agresivo. Lássstima... Por eso, por esa concepción del amor y el sexo que tiene Phury, cuando por fin su instinto de macho se impone, la fuerza y la posesión ciegas utilizadas, junto por las equívocas palabras de Cormia (¿por qué demonios le echa?), lo identifica inmediatamente con una violación. Y ya no habrá vuelta atrás en su caída.

El férreo autocontrol que se ha impuesto para desarrollar ese comportamiento de entrega y caballerosidad hace que admita y soporte (como parte de su expiación) situaciones ante las que cualquier otro explotaría. La expulsión de la Hermandad, por ejemplo: comprende las razones (comprendo que él las comprenda, pero yo no) y las acata: ha fallado a sus Hermanos, ha empañado su honor y ya no es digno de ninguno de los dos. Sólo hay un acto en que deja a un lado el auto-control, conscientemente: la compulsión de torturar salvajemente a los restrictotes caídos. No es algo precisamente honorable, y lo oculta, aún mintiendo. Es, junto con la omnipresente droga, su otra vía de escape para su sufrimiento interno. Y llega a encontrar otra tercera: el dolor, pero no tendrá ya suficiente tiempo para desarrollarla, gracias a Dios. Incluso los enfrentamientos, con la directrix primero, y con Su Señoría la Virgen Escribana después, son manejados como meras confrontaciones dialécticas, desde la educación, el protocolo y la racionalidad. Y llevados a cabo por el bien de la raza, de las Elegidas, no directamente por el suyo.

"A esas alturas, Cormia habría podido pedirle al corazón de Phury que se detuviera, y el maldito habría obedecido con gusto. Ella se había convertido en su torre de control, en la dueña de su cuerpo y él estaba dispuesto a hacer cualquier cosa que le pidiese que hiciera o dijera. Sin hacer preguntas. Sin importar los medios que tuviera que emplear para lograrlo". Sí, vale: es el comportamiento tipo del vampiro enamorado, pero sólo con Phury Mrs Ward lo describe de una forma tan extrema y, hasta cierto punto, lírica. Y no creo que sea por azar. Phury dibuja como Durero, adora la ópera y la música clásica, es elegante como un catálogo de Armani Haute Couture y tiene el cuerpo, la belleza y el estilo que Armani mataría por encontrar en un modelo. Es un excelente guerrero y podría ser un gran estratega. ¿Que necesita más psicoterapia que un personaje de Woody Allen? Pues sí. Como su hermano. Y como Vishious, y como Tohr, y como Qhuinn, y como Butch, y como Payne... Pero ¿qué mujer no se sentiría una reina junto a él?

10 abr. 2012

¡Neï ya tiene a Tohr!


Neï ha recibido esta mañana el libro de Tohr y le ha hecho estas fotitos para compartirlas con todos vosotros.

Por delante.

Por detrás.

Lomo.

La Antigua Lengua.

Interior.

Detalle con la daga.

Última página.

2 abr. 2012

Cita nº6.


"—Eres un hombre de honor, un caballero, ¿lo sabías?
De los pies a la cabeza".

Xhex a John en Amante Mío, capítulo 29, p. 286

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: BLOOD FURY (enero 2018) 3º BLACK DAGGER LEGACY

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

PRÓXIMAMENTE: THE THIEF (abril 2018) 16º LA HERMANDAD DE LA DAGA NEGRA

ELECCIÓN CERRADA



¿Quién es Autumn?
Entra aquí y descúbrelo.

EL PIT VIRTUAL

TWITTEANDO

¿QUIÉN SIGUE EL BLOG?

SUSCRÍBETE

Introduce tu mail:

AFILIADO DEL MES

PREMIOS

¿QUÉ PUNTITO ERES?

 
▲ SUBIR ▲